DV

DV

lunes, agosto 29, 2016

Corazón hermoso

domingo, agosto 28, 2016

Hermosa Reflexión sobre el Conyuge




"Procura a tu conyuge, no significa que descuides a tus hijos pequeños, sino que debes de cultivar la relación con tu esposo porque algún día tus hijos crecerán y se irán a hacer sus vidas. Tu esposo y tu son uno sólo el día que se casaron . "
REFLEXION
Un matrimonio crece cuando se cuida a tu pareja como lo más importante y que eso hace que los hijos estén bien al ser testigos de su amor.
De niña tuve un gran ejemplo. Mis papás siempre se daban el tiempo para ellos, decían que al final se quedarían solos y que debían cultivar su relación.
Los planes no salieron como ellos pensaban. Mi papá falleció hace 7 años, mucho antes de quedarse solos como pareja así que fue una gran fortuna el que siempre se dieran su tiempo. De no haberlo hecho mientras crecíamos, no habrían tenido oportunidad de disfrutarse.
Muchas veces escucho comentarios como: "Ahora no tenemos tiempo para nosotros", "estamos muy cansados para salir solos", "ya tendremos nuestro tiempo cuando los hijos crezcan", "de cualquier forma nos vemos todo el tiempo",... ¡Señal de alerta! El amor se cultiva todos los días, te decides a amar a cada momento y nunca tenemos la seguridad de un mañana.
No se trata de dejar a un lado a los hijos ni de ser egoístas. No vamos a irnos al cine en pareja mientras nuestra hija está en el escenario en el festival que nos preparó para el día de la madre o el padre. Dar muestras de afecto a nuestra pareja, darle atención, mostrarle respeto, tomar desiciones en conjunto, tener un espacio sólo para los dos... ¡Eso es poner primero a tu esposo!
La verdad es que en la práctica no ha sido muy sencillo llevarlo acabo. Muchas veces es más fácil sentir amor por un hijo chiquito que es toda ternura que por el marido. Pero el mejor regalo que podemos darle a los hijos es enseñarles, con nuestro ejemplo, el amor que debe existir y vivirse en un matrimonio.
Valorar a nuestra pareja, querer a nuestros hijos y encontrar tiempo para nosotros mismos hace un matrimonio fuerte y una familia feliz. Si queremos construir algo, necesitamos cimientos fuertes, y es por eso que la relación con mi marido tiene que ir delante de mis hijos.
A nuestros hijos debemos formarlos y prepararlos para poder tomar sus decisiones y buscar su felicidad, incluyendo quizá el encontrar al amor de su vida. ¡Qué mejor que cuando lo hagan puedan tener el testimonio de amor de sus padres, el ejemplo de ayuda mutua y comprensión, así como de respeto y amor que los ayudó a superar todas las adversidades!
Si amas a tus hijos, dales el mejor regalo: ama a tu pareja. Recuerda, los hijos nos observan todo el tiempo. Ellos seguirán nuestro ejemplo, no nuestro consejo. Así que vive el matrimonio que deseas para tus hijos y tus hijas, ellos buscarán lo que vivieron en casa.
Paola Gutiérrez

lunes, agosto 22, 2016

Cuento: El viejo ermitaño




Un viejo ermitaño, se refugiaba en la montaña para dedicarse a meditar y hacer penitencia.
Un día una persona le preguntó: ¿Cómo puede tener tanto trabajo si vive en soledad?
👉 Él contestó: “Tengo que entrenar a
👉dos halcones, 🐦🐦
👉a dos águilas,
👉tranquilizar a dos conejos,🐰🐰
👉disciplinar una serpiente,🐍
👉motivar a un asno y 🐴
👉domar a un león.🦁
😳 No veo ningún animal por aquí, ¿dónde están?

👉 El ermitaño le dijo:
🙇 Estos animales que he dicho los llevamos todos dentro.

👉 Los dos halcones, se lanzan sobre todo lo que se les presenta, bueno y malo, tengo que entrenarlos para que se lancen sobre cosas buenas:
Son mis ojos.👀

👉Las dos águilas con sus garras hieren y destrozan, tengo que entrenarlas para que se pongan al servicio y ayuden sin hacer daño:
Son mis manos.👐

👉Los conejos quieren ir donde ellos quieran, quieren esquivar las situaciones difíciles, tengo que enseñarles a estar tranquilos aunque haya sufrimiento, problema o cualquier cosa que no me gusta:
Son mis pies.🏃

👉Lo más difícil es vigilar la serpiente, está encerrada en una fuerte jaula, pero ella siempre está lista para morder y envenenar a cualquiera que esté cerca, por ello tengo que disciplinarla:
Es mi lengua.😝

👉El burro es obstinado, no quiere cumplir con su deber, siempre está cansado y se niega a llevar su carga cada día:
Es mi cuerpo.🚶

👉Por último necesito domar al león, quiere ser el rey, el primero , el vanidoso, el orgulloso, se cree el mejor:
Es mi EGO

lunes, agosto 08, 2016

Cuento: Ser Congruente




Se dice que una madre llevó a su hijo de seis años a casa de Gandhi. 

 Ella le dijo: - Se lo ruego, Mahatma, dígale a mi hijo que deje de comer azúcar; es diabético y arriesga su vida haciéndolo. 

A mí ya no me hace caso y ya que él lo respeta mucho a usted, yo se que escuchará lo que usted le diga. 

 Gandhi reflexionó unos momentos y le dijo:

 - Lo siento señora; ahora no puedo hacerlo. 
- Traiga a su hijo dentro de quince días. 

 Sorprendida por la petición pero considerando que él era un hombre sabio, la mujer le dio las gracias y le prometió que haría lo que le había pedido. 

Dos semanas después, volvió con su hijo. 

Ghandi miró al muchacho a los ojos y con autoridad le dijo: - Chico, deje de comer azúcar. 

A lo que el niño asintió. 

 Después de un breve silencio, agradecida, pero extrañada, la madre preguntó: 

- ¿Por qué debió de esperar y pedirme que lo trajera dos semanas después? 

- Podía haberle dicho lo mismo la primera vez que vine. 

 Gandhi respondió: 

- Es que hace dos semanas, yo también comía azúcar.

REFLEXION:

Es muy importante dar un buen mensaje a nuestros hijos o empleados, pero es mejor cuando somos congruentes con lo que decimos y hacemos.

En esta bella reflexión, Gandhi no se sentía congruente (aunque la madre del niño lo consideraba un iluminado) para poder darle ese consejo que pudiera salvar la vida al niño, pues él mismo era adicto al azúcar.

Antes de querer salvar al mundo, debemos de comenzar con nosotros, y nuestra ejemplo será tan fuerte con nuestras acciones que nuestro exterior comenzará a cambiar.

Podrás tener miedo a las consecuencias, podrás estar limitado por la carencia, pero al final de cuentas lo que equilibrará tu balanza serán tus valores, y en función de ellos podrás tomar decisiones.